Reflexiones acerca de la adoración verdadera

Written by on February 4, 2022

Un músico toca un instrumento. Un adorador toca el corazón de Dios.

La verdadera adoración es vivir una vida absolutamente centrada en Dios, obedecerle, hacer Su Voluntad en todo, que todo lo que hagamos sea para agradarlo a Él, tener un corazón agradecido hacia Él todo el tiempo. Es hacia ella que necesitamos tender todo el tiempo, es crecer en ello lo que necesita ser nuestro enfoque primordial de vida (Jn 4:23-24).

Aunque la adoración incluye el canto y la música, ni solo ellos son adoración, ni todo lo que cantamos y tocamos lo es.

La adoración es buscar a nuestro Dios y Padre en toda Su gloria, en toda Su esencia. No es buscar sus bendiciones (que vendrán por añadidura) sino buscar Su Persona (Amo 5:4).

Adoración es darle a nuestro Dios y Padre la prioridad en todo lo que hacemos. (Col 3:22-24).

Adoración es obedecerle a Dios en todo momento y en toda circunstancia (1 Ped 1:13-18).

Adoración es estar agradecido con Dios todo el tiempo y por todas las cosas porque todo obra para bien de los que le amamos (Rom 8:28-29).

Adoración es hacer la voluntad de Dios en todo (Mat 7:21).

La adoración es cambiar el eje de mi vida de lo que quiero a lo que Dios quiere. Es quitar mis ojos de mi y ponerlos en Él en toda circunstancia (Jn 3:30).

La adoración es un proceso gradual de crecimiento de morir a mi mismo para que Él, real, genuina y verdaderamente viva y se manifieste en mi (Jn 3:30).

No hay servicio más alto o importante que podamos hacer por Dios que adorarle (Jn 4:23-24) en la hermosura de Su Santidad (Sal 29.2).

La más alta o importante ocupación que el ser humano puede tener en su vida es cumplir el deseo y la voluntad de Dios en todo; ello es adoración (Jn 4:23-24).

La meta más alta o importante en la vida de cada ser humano es la de pasar de la adoración ocasional a la adoración permanente, de la adoración intermitente a la permanente (Jn 4:23-24).

La adoración es quitar mi mirada de lo terrenal y temporal y ponerla en lo celestial y eterno, en mi Dios y Padre (Col 3:2).

Adoración es ver lo circunstancial, lo temporal, lo terrenal, a través de los ojos de Dios (Heb 11:1, Heb 11:3, 1 Cor 13:4-8).

Adoración es decirle a Dios, no lo que yo quiero, sino preguntarle a Él lo que Él quiere que yo haga (Hch 9:6).


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Continue reading

Current track

Title

Artist